Aléjate de la gente falsa y envidiosa

La envidia es un conjunto de sentimientos que surgen de un deseo muy básico: querer lo que alguien más tiene.

Es ese descontento, tristeza o enojo que experimentamos por no poseer lo que alguien más tiene, ya sean cosas materiales, cualidades fí­sicas y emocionales, logros o acontecimientos que desearí­amos para nosotros mismos. 

Muchas veces se ve reflejada en desear el éxito y habilidades de otras personas, llegando al punto de compararse y sentirse muy mal por la falta que se cree tener.

Esta conducta solo afecta a una personala envidiosa. El envidiado no se ve afectado si no es “atacado” por quien le tiene envidia, que es la única persona que sufre y tiene pensamientos negativos y de inferioridad.

Una persona siente envidia de otra cuando cree que es inferior a esta, aunque no lo sea. Si sientes envidia de alguien, es porque te sientes inferior de alguna forma. 

Existen muchos motivos por los que alguien puede sentir envidia. Las siguientes son las 5 razones más importantes:

1. La cantidad de dinero que se tiene o se gana
El dinero importa. En grupos o cí­rculos sociales donde la gente suele ganar mucho dinero, las comparaciones pueden ser muy frecuentes e intensas.
En este ambiente, alguien que no gana mucho es consciente de que su entorno tiene mucho más dinero.

Estas diferencias suelen despertar en mucha gente una raí­z de envidia o deseo de llegar a ser como las otras personas, incluso para “encajar” en ese grupo social.

2. Las relaciones sentimentales
La persona envidiosa suele vivir en una comparación social constante, lo cual termina afectando seriamente su autoestima. Incluso, llegan a preguntarse obsesivamente sobre las diferencias entre ellos con los demás que sí­ tienen pareja, entrando en un cí­rculo vicioso de desánimo, y en el peor de los casos, de depresión.

3. El atractivo fí­sico
Sentir envidia por la apariencia fí­sica es más común durante los primeros años de la edad adulta, especialmente en los 20 años. Igualmente, suele ser en la adolescencia donde el atractivo fí­sico se vuelve importante.

Las personas con baja autoestima, magnifican sus deficiencias y tienden a envidiar a sus amigos con “mejor atractivo”. Su pensamiento es que sus “amigos atractivos” tienen una ventaja injusta para conseguir citas.

4. El éxito profesional
Los hombres y mujeres, usualmente, no envidian el éxito profesional de alguno de sus amigos cercanos; pero sí­ es probable que envidien a ese amigo exitoso si gana más dinero.

Sin embargo, tener un amigo que tenga más éxito en la misma profesión o empresa puede producir una gran envidia o problemas en la amistad.

5. A través de las redes sociales
Las redes sociales suelen causar fuertes sentimientos de envidia. Las personas auto seleccionan sus fotos en los momentos más felices de su vida, ya sea con la pareja o sonrientes en una foto grupal diciéndole al mundo que lo tienen todo.

Los usuarios de las redes sociales más conocidas como Facebook e Instagram experimentan envidia de las actividades y estilos de vida de sus amigos, y es probable que a la larga presenten sentimientos de depresión.

Qué hacer con una persona envidiosa
A lo largo de tu vida, sí­ o sí­ tendrás que lidiar con gente envidiosa. Aunque lo mejor que puedes hacer es evitar este tipo de personas, no siempre será tan fácil. Tienes que aprender a convivir con ellas y sobrellevarlas.

Es muy poco probable que una persona te diga que te tiene envidia directamente, tal vez ni siquiera sea consciente de su inseguridad emocional. Pero si te das cuenta que hay muchas personas o, al menos, una persona que te tiene envidia, los siguientes son algunos pasos a seguir.

1. Aléjate de la gente envidiosa
Recuerda que si alguien te tiene envidia, es su problema. Tú no estás haciendo nada mal y no debes dejar que esto te afecte.

Por lo general, muchos suelen manifestar su envidia con comportamientos y comentarios negativos hacia vos o tu trabajo. Ignóralos. Si dejas que te afecten, estarás dándoles la razón.

Si puedes cortar todo tipo de relación con esta persona, hazlo. Enfócate en las personas que sí­ te quieren ver triunfar. La envidia es una señal de que estás haciendo las cosas bien.

2. Examinar su comportamiento
No siempre serán tan explí­citos para demostrar su envidia. Incluso puedes darte cuenta de los sentimientos de alguien al observar su forma de reaccionar, no solo en palabras sino también con expresiones corporales o gestos faciales.

Cuando una persona pone en duda tus capacidades o te dice cosas como “no lo lograrás”, es muy probable que te tenga envidia. Especialmente si otras personas te dicen lo contrario. Las personas envidiosas suelen hablar con otros sobre ti, esta es otra señal de alerta.

3. Intentar ayudarlo o habla sobre sus sentimientos
Habla con esta persona acerca de lo que siente. Especialmente si no puedes ignorarla, es mejor afrontar la situación. Hacerle ver a la otra persona que la manera en que se expresa te incomoda o no es correcta.

No busques alterarla más, solo hacerle ver que su actitud no le hace bien a nadie y que es mejor cambiarla.

Una buena manera de ayudar a una persona envidiosa es siendo más positivo de lo normal al relacionarte con ella. Hacerle ver sus mejores atributos, demuestra amabilidad y ayúdala a ser mejor o alcanzar aquello por lo que te envidia.

También puedes hablar sobre tus dificultades personales para que no sienta que es la única persona con problemas y puedas relacionarte con ella. Ofrécele tu ayuda o pedirle que te apoye con algo donde puedas resaltar sus cualidades.

4. Hablar con alguien más
Muchas veces, solo actuamos bajo nuestra propia percepción, y es ahí­ cuando fallamos porque no tenemos una visión más amplia de la situación en la cual nos encontramos.

Si no estás seguro de que una persona te tenga envidia, lo mejor es hablar con otras personas para que te den su punto de vista. Tener una opinión externa te ayudará a identificar mejor la situación.

5. Descubre qué hizo que esa persona sea así­
Todas las personas son un universo distinto. Con dudas, carencias y experiencias de vida únicas. Es por ello que debemos tratar con sumo cuidado a las que no conocemos muy bien, pero que sabemos que nos tienen envidia.

Para saber cómo tratar a esa persona es importante conocer el motivo de su envidia. Muchas veces sus reacciones pueden originarse de varias fuentes; la mayor de ellas, es el miedo a no sentirse respetado o amado.

No se trata de compartir una relación profunda de amistad, sino de comprender su situación y actuar maduramente, teniendo en cuenta sus razones.

Seguramente todos podríamos dedicar este artículo a algún lobo con piel de cordero, pues así la vida…

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

logo Radio Passion