Algunos de los problemas más comunes en los adolescentes

En la adolescencia los jóvenes sienten fuertes emociones y experimentan cambios bruscos físicos y hormonales. Estas transformaciones suelen ser confusas e incómodas no sólo para el propio joven sino también para los adultos que lo acompañan. Por eso, las discusiones y los conflictos que se crean comúnmente en esa etapa no tienen que ver precisamente con la personalidad. Las crisis personales se relacionan con la necesidad de independizarse y construir un proyecto de vida propio.

Problemas emocionales

Los adolescentes suelen sentirse tristes y con pocos ánimos, con intenciones de alejarse de quienes los rodean. Incluso pueden llegar a interrogarse por qué tiene sentido vivir. Estos sentimientos pueden aparecer de manera disimulada, con altibajos en el humor o con depresión. Los problemas para dormir, las preocupaciones excesivas por las apariencias físicas y los miedos o ataques de pánico son algunos de los problemas emocionales más comunes en los jóvenes.

Problemas de conducta

La libertad en la adolescencia es un problema constante. Por un lado, los jóvenes pretenden que sus padres se preocupen por ellos, que les suministren ciertos límites claros y precisos, con reglas que puedan cumplirse fácilmente. Pero por otro lado, los adolescentes desean tomar sus propias decisiones sin sentir presión por parte de los mayores, ni un control que no les permita la libertad que desean. Así surgen los desacuerdos y la pérdida del control.

Problemas escolares

La institución escolar es un ambiente en el cual los adolescentes pueden sufrir por distintos motivos. La dificultad en la integración al grupo de compañeros provoca que el joven prefiera evitar concurrir al colegio. Además hay una pérdida de confianza en uno mismo, lo que provoca preocupaciones exageradas y dificultades de concentración. A veces se inventan excusas de dolores físicos para no asistir a la escuela y poder permanecer en el hogar, un lugar seguro para el adolescente.

Problemas de alimentación

Los problemas alimenticios suelen estar ligados a las niñas. Sin embargo, en la adolescencia cualquier chico puede tener desórdenes alimenticios. La anorexia se desarrolla cuando el joven se niega a comer ya que considera que tiene sobrepeso, al tener una imagen física errónea de sí mismo. La bulimia nerviosa se relaciona con la ingesta errónea de alimentos calóricos. A partir de allí, el adolescente se siente culpable por lo ingerido y se induce el vómito. Ambas enfermedades son tratables.

Trastorno de oposición desafiante

La mayoría de los adolescentes son a veces desafiantes hacia los padres, maestros y otras figuras de autoridad. Sin embargo, para los adolescentes con un trastorno de oposición desafiante (ODD, por sus siglas en inglés), el desafío y la hostilidad afectan gravemente su calidad de vida. De acuerdo a la American Academy of Child & Adolescent Psychiatry, del 1 a 16% de los niños en edad escolar sufren de ODD. Los síntomas de la enfermedad incluyen berrinches frecuentes, ira excesiva y comportamientos de venganza. Los adolescentes con ODD pueden siempre haber sido más exigentes que sus hermanos, un signo de que los factores biológicos pueden contribuir a la enfermedad. Si sospechas que tu hijo pueda tenerlo, ve a un psiquiatra o psicólogo infantil que pueden ayudarte a descartar otras enfermedades mentales. Esta generalmente coincide con trastornos en el estado de ánimo o ansiedad.

Trastornos de conducta

El ODD puede preceder a los trastornos de conducta. El U.S. Substance Abuse and Mental Health Services Administration declara que no pueden ocurrir las dos condiciones al mismo tiempo. Un adolescente que cumple con los criterios de diagnóstico del trastorno de conducta viola repetidamente los límites físicos y emocionales de los demás. Puede mentir, robar, destruir la propiedad o atacar a personas o animales. El tendrá una tasa alta de expulsiones escolares, lesiones o problemas legales. El trastorno de conducta parece ser más común en niños que en niñas, afectando del 1 al 4% de los niños de 9 a 17. Los niños con antecedentes de abuso, descuido o pobreza pueden tener un mayor riesgo de desarrollar este trastorno.

Trastornos de cambio de ánimo

Según el National Institute of Mental Health, uno de cada ocho adolescentes sufren de depresión, que es el trastorno de cambios de ánimo más frecuente. El trastorno bipolar es menos frecuente pero más grave, en el cual los estados de ánimo cambian de manías agudas a bajas suicidas. Los trastornos de estado de ánimo pueden ser difíciles de diagnosticar en los adolescentes debido al cambio natural de sus emociones, pero hay señales de alarma de que los cambios de humor de un adolescente están fuera de lo común. Las ideas suicidas es un indicador importante y siempre deben ser tomadas muy en serio. Los adolescentes con estos trastornos pueden carecer de autoestima, ser hipersensibles al rechazo o la crítica y muestran una pérdida de interés en actividades que antes les gustaban. Debido a estos trastornos los adolescentes pueden estar en mayor riesgo de abuso de sustancias, trastornos de la alimentación y la autolesión, es importante estar al pendiente y sensibles a sus síntomas.

La adolescencia es una etapa difícil del desarrollo. Los adolescentes crecen de manera diferente durante esta etapa y la pubertad, donde su cuerpo y mente cambian. Atorados en un lugar entre ser niños y adultos, los adolescentes a menudo luchan con ser individuos y entenderse. Los problemas de identidad se vuelven particularmente graves durante la adolescencia, de acuerdo con la Extensión de la Universidad de Florida. Dichos problemas incluyen sexualidad, presión de los compañeros, rebeldía y la individualidad.

Rebeldía

Aunque puede sonar a cliché, los niños a menudo se vuelven rebeldes y combativos una vez que llegan a la adolescencia. Retan la autoridad de sus padres y maestros, ya que se sienten capaces de tomar decisiones por sí mismos. Aunque la mayoría son parcial o completamente dependientes de sus padres, a menudo se sienten adultos que pueden hacer lo que quieran. Es importante aceptar esta rebeldía, pero hay que supervisarla. A menudo, cuando los padres son más restrictivos, más rebeldes serán los adolescentes.

Sexualidad

La sexualidad es uno de los problemas de identidad más difíciles para los adolescentes. Con cambios de hormonas que cambian la apariencia y la sensación de sus cuerpos, los adolescentes a menudo tienen preguntas, dudas o problemas con su sexualidad. Se tienen que sentir más cómodos con su identidad sexual como hombre o mujer. Cuando entran a la adolescencia, los niños tienen que aceptar o rechazar los roles de género tradicionales. Antes de ello, los niños no siguen o rompen los roles de manera consciente a diferencia de cuando son adolescentes. Además, descubren que tienen sentimientos que los confunden acerca de su orientación sexual.

Presión de los compañeros

Esto puede dominar, ayudar o dañar a los adolescentes. Formular tu propia identidad puede ser difícil cuando estás presionado a comportarte de cierta manera por tus amigos o compañeros, y los adolescentes a menudo hacen cosas porque los demás lo hacen. Esto puede llevar a experimentar las drogas, el alcohol, el vandalismo o la actividad sexual. Los adolescentes deben aprender a que pueden tomar decisiones sin tener que seguir a los demás.

Individualidad

Los adolescentes tienen problemas con las preguntas “¿Quién soy?” y “¿Por qué estoy aquí?”. El entendimiento y estar cómodo contigo es un problema que puede continuar en la adultez. Los adolescentes tienen que desarrollar su identidad y alejarse de sus padres mientras encajan en un grupo social. De acuerdo con la Extensión de la Universidad de Florida, los adolescentes comienzan a crear una “fábula social” acerca de ellos, donde ven los problemas en una narrativa que involucra cómo se ven y actúan y cómo los perciben los demás.

Please follow and like us:

2 thoughts on “Algunos de los problemas más comunes en los adolescentes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

logo Radio Passion