DEY PIMENTEL DEL PROGRAMA “SOBREVIVÍ”.

Hoy elegí caminar junto al lago de los deseos y

brincar al agua dónde más colores percibí.

Wouw de pronto me vi con

una peluca de payaso,

sonreí hasta carcajear

con esa sonido estruendoso y ronco

que contagia a cualquiera…

Después de tanto reír,

me detuve y pensé,

¿Qué significa para mí

esto en el lago de los deseos?

Y entonces como una luz

de arcoíris,

algo ilumino mi pensamiento

y así deduje:

Por favor RIETE de tus equivocaciones

muchas han sido chuscas.

Haz querido convertir un sapo

en príncipe, ¿no te parece chistoso?

Haz querido cambiar a otro

ser humano que no eres tú,

¿no te parece ilógico?

Haz querido disimular

la lonja con una faja

¿no te parece fantasioso?

Haz querido controlar

la vida de otra persona

¿no te parece poderoso?

Haz querido adaptarte

a la escasa expresión del otro,

¿no te parece imposible

cuando tu eres toda comunicación?

Haz querido que te quieran

como tú quieres,

¿no te parece irrespetuoso

e inaceptable?

Haz querido teletransportarte

para abrazar al otro,

¿no te parece inimaginable?

Por favor,

ríete de tu desventura,

de tus esfuerzos inútiles pero amorosos

tan solo para salirte con la tuya.

Ríete de quisiste tener

siempre la razón,

y argumentaste con tus mejores

cartas y preguntas bien estructuradas.

Ríete también,

de las veces que te maquillaste

mal la ceja derecha,

el caldo de pollo que sabía

a caldo de hospicio

hasta que un buen amigo

te enseño a guisar.

Ríete de no saber besar,

Ríete cuando te maquillaron

y te veías ridículamente producida…

Ríete de tu terrible sentido del humor

y de todas las groserías

que te salen detrás de un títere.

Ríete de tus aciertos,

ríete de tus desaciertos,

ríete de tus absurdos intentos,

ríete de tus equivocaciones

que ahora son grandes lecciones….

Pero RIETE,

QUE SEA TU OPCIÓN

Y TU MEJOR ELECCION.

La vida es bella,

en todos sus matices y colores,

y TÚ la creas o la destruyes

desde los muros de tu cabeza.

¡RIETE!

Y HAZ REIR CON TU RISA

al peatón enojón,

al chaparrito,

al gordo o al pelón,

y no les des opción

que solo devolver una risa

aunque sea con la mirada.

Por: Dey Pimentel

logo Radio Passion