DEY PIMENTEL DEL PROGRAMA SOBREVIVÍ

Esta mañana no quise solo meter mi mano
al lago de los deseos…
hoy elegí sumergirme.

Encontré en el fondo del lago de los deseos, CORAZONES, sí, muchos corazones.
Veía en ellos pequeños escritos que me atreví a leer,
unos decían:

DESEO SANAR ESTE CORAZON DE
LA AMARGURA QUE LO CONSUMIÓ

Otros decian, DESEO PERDER EL MIEDO
DE VOLVER AMAR

En unos leí, DESEO PERDER EL TEMOR DE SER RECHAZADO O ABANDONADO POR QUIEN AMO

Otros decían, DESEO UN CORAZÓN LIBRE

y así cada corazón traía un pequeño gran deseo,
muy oculto, poco expuesto, pero sincero…

Nadé y nadé entre corazones hasta que
encontré uno que latía muy fuerte
y supe que era el mío,
me acerqué, lo observé, le pedí permiso para tocarlo, parecía que asintió al bajar el ritmo cardíaco,
LO ABRACE, LE TOQUE CON SUAVIDAD,
MIRE SUS CICATRICES CON TANTO AMOR
QUE NO PUDE CONTENER LAS LAGRIMAS
QUE SALIERON DE MI ROSTRO Y LAS BESÉ,
LE AGRADECÍ POR
PERMANECER AMANDO,
POR SER UN VALIENTE Y FUERTE CORAZÓN,
POR SEGUIR CON VIDA AÚN EN LAS GRANDES BATALLAS EN DONDE CREIMOS QUE MORIRÍAMOS…
SENTI QUE ME SONRIÓ AL BAJAR AÚN MÁS 
EL RITMO CARDIACO COMO UNA SUTIL
MELODIA DE AMOR.

Me sentí inmensamente feliz de tener la gran oportunidad de verlo cara a cara,
vi un pequeño gran deseo escrito
y le pedí permiso para leerlo,
asintió con su ritmo…
mis lágrimas corrieron por mis mejillas y
lo empaparon en segundos,
al leer lo que decía:
DESEO SEGUIR AMANDO LA VIDA
Y TODO LO QUE VIENE EN ELLA,
INCLUYENDO EL DOLOR…
Lloré y lloré y mis lagrimas
parecian gotas de lluvia dorada
que se integraban a los surcos de
su estructura y curiosamente
lo hacían brillar con una
singular gran hermosura…

Sabía que el tiempo no existía
en el lago de los deseos,
pero parecía que los corazones emigraban
a algún extraño y lejano lugar
quizá a donde permanecían siempre,
en aguas divinas y cálidas
donde no murieran por falta de amor,
temperatura o conexión…

¿Imaginas, que diría el
deseo escrito en tu corazón?

Por: Dey Pimentel

logo Radio Passion