sáb. Ago 24th, 2019

“ECLIPSE” Por Jessica González

ECLIPSE

Anoche no me podía dormir pensando en tus lunares, dices que no pasas de lo normal, pero yo no he pasado de tu piel y me he perdido en ella madrugadas enteras, tejiéndome abrigo con el hilo de tu respiración. Me he aprendido de memoria el tono de tu voz cuando dices la palabra “bueno”, demoras menos de un segundo en pronunciarla, pero a mí se me hace eterno y me pierdo en tus cuerdas vocales con la intención de no encontrar jamás la salida. No tengo mucho que ofrecerte, pero puedes tomar este cuerpo como forma de ofrenda, trae consigo más inviernos que primaveras, algunas canciones que cada dos o tres años vuelvo a escuchar en repetidas ocasiones hasta el cansancio (porque siento que son una caricia al alma de una vieja versión mía que me recuerda quién soy en realidad), y algunos secretos que aún siguen siendo secretos, sólo para contártelos a ti, mi cielo. Me gusta oírte hablar de lo que te preocupa, de lo que te pone triste y ver como a veces el silencio y la distancia hacen estragos en ti… no es que me guste verte sufrir, pero por algún motivo cuando te siento así, me nacen más versos que palabras y en mi torpe intento de calmar tu pena, me curo a mí también, es que estamos tan rotos que nos es necesario encontrar esperanza donde solo vemos daño. Te dije que te amo, y es verdad, no quiero repetirlo miles de veces para “parecer” más sincera, pero cariño, ya sabes cuanto me cuesta ahora demostrar lo que siento y si lo volvemos rutina perderá su sentido y su significado caerá por escaleras, ya sabes cómo son estas cosas. Podría escribirte cientos de poemas bonitos, cariño, pero yo solo sé hablar de la tristeza, y de cómo me he aprendido de memoria tu cuerpo para adorarlo cuando no estás, mientras miro la luna esconderse y me vuelvo eclipse. Sé que tu ausencia a veces no tiene nada que ver conmigo, que otros cuerpos te duelen, que otras promesas rotas abaten tu alma, que otras indiferencias se interponen entre lo que yo siento y a ti te duele, sé que no soy yo tu motivo, pero tú eres la razón y la causa más bonita para esta sonrisa tonta que traigo entre las comillas de mis labios… pero tranquilo, mi vida, que en menos de lo que piensas, coseré tus heridas con letras y el bálsamo de mis labios.

– Jessica González –

Please follow and like us:
error

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

logo Radio Passion
WhatsApp chat