¿Fallaste en la elección de tu pareja? Aquí te presentamos 4 criterios para que no te vuelva a pasar

Este tema a detalle en el programa: “Cuéntamelo todo” con Cecilia Hernández Vallarino.

Vivir en pareja es un llamado interno, es tener la vocación de conformar un proyecto de vida en común con alguien.

Estos cuatro elementos te podrán ayudar para elegir a tu pareja, o bien te brindarán elementos para poder identificar el área de oportunidad en la que pueden trabajar para mejorar su relación:

  1.  Polaridad. La polaridad es la atracción física, sexual, de excitabilidad que sientes por otra persona. Es una atracción hormonal, electromagnética y bioquímica, va más allá de un estereotipo cultural, es esa atracción entre cuerpos, el olor, la mirada, la postura, la energía, aquello que no tiene explicación racional o emocional, pero que existe y que es importante considerar para elegir pareja, dicen que el amor entra por los ojos, o tal vez por la boca, o por las manos, o por los oídos. Si te gusta, vas por buen camino.

Para los que ya están en pareja: Los conflictos interpersonales o las enfermedades, causan disfunciones o fugas de energía sexual que reducen la libido, si en tu relación hubo mucha atracción física y ha disminuido, se puede recuperar, ya que la polaridad no desaparece, o está desviada o está bloqueada. Busquen ayuda.

  • Si bien la atracción física es importante, no es suficiente para que una relación dure. Para que una relación de pareja sea exitosa, el amor es un elemento insustituible. El amor es la red afectiva que contiene a la relación. Brinda las condiciones seguras para que las personas florezcan.  El amor nutre y mantiene viva la relación.

Para los que ya están en pareja: los resentimientos y rencores que cada uno tiene podrían representar un freno para la relación si no se trabajan en consulta. Si no se resuelven, las personas podrían quedar atrapadas en su culpabilidad o en su rol de víctima y hacer de la relación un ambiente de sufrimiento y frustración. El amor requiere admiración, inspiración y transformación.

  • Formar una pareja, requiere de un profundo sentido, de una profunda razón de ser, y ello se configura a través de un Proyecto de vida en común.  Una persona puede alterarme los sentidos sexualmente y yo a ella. Podré sentir un amor profundo por esa misma persona o por otra, pero si no compartimos un mismo objetivo, no va a funcionar. No significa que los dos tengamos que hacer lo mismo y andar como muéganos por la vida. Se necesita comprender el anhelo de plenitud de ser del otro, es decir la vocación de cada uno en lo individual, para apoyarse mutuamente, y a partir de ahí crear un proyecto en común que les permita fusionarse y compartir lo compartible porque así lo desean. 

Para los que ya están en pareja: lograr crear este proyecto de vida en común demanda la disponibilidad de negociar, de llegar a un común acuerdo. Si sus posturas o forma de ver y vivir la vida son irreconciliables, la plataforma de vivir en pareja no es para ustedes, por mucho amor y la mejor sexualidad que tengan con esa persona.

4. El cuarto criterio es la espiritualidad, es esa conciencia de una parte de nosotros que no se manifiesta materialmente y que está ligada a algo superior a todos los seres vivos. La espiritualidad es encontrar el auténtico sentido de nuestra existencia en la Vida y el sentido de nuestra relación con todos los seres que también forman parte de ella. Es poner en equilibrio pensamientos, emociones y sensaciones para una vida más placentera y plena.

¿Y ahora?, ¿habías considerado estos criterios? Si tu respuesta es no, no te preocupes todos se pueden trabajar y fortalecer para lograr relaciones armónicas y duraderas.

Suerte en tu elección y relación.

Rafael Rodríguez Márquez

REDES: rafaconsultormx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

logo Radio Passion