La música… (Por Fernando Martínez Alderete)

Por Fernando Martínez Alderete (El Halcón Azul)

La música como causante del Lenguaje humano

No cabe la menor duda de que hablar en  un idioma distinto al propio tiene sus obstáculos, esa fue la primera reflexión que tuve cuando se me dificultó una de tantas palabras  en inglés intentando leer una novela en dicha lengua. Como chispa me surgió la inquietud de saber si tenemos realmente una lengua madre de todas las existentes hasta hoy día.

Alimentando mi curiosidad busqué en  varios libros,  revistas electrónicas, documentos personales y verdaderamente no se sabe con certeza sobre el asunto, muchos dicen que es el sánscrito, lengua antigua de los persas, otros que el arameo en fin. Todo esto me llevó a otra pregunta.

Como ya sabemos todas las palabras que conforman nuestro lenguaje las aprendemos por imitación de los que nos educan, entonces, ¿que pasaría si ninguno de nosotros pronunciara ningún vocablo delante de nuestros semejantes? Creo sinceramente que con todas las capacidades de adaptación, físicas e intelectuales  con las que contamos de todos modos produciríamos sonidos para comunicarnos.

En palabras de Herodoto, reconocido historiador griego del siglo VIII a.c., dice que uno de los muchos reyes de Egipto (Psamico I ) debido al poder que tenía sobre su corte, le ordenó a un matrimonio a su servicio el cederle a dos de sus hijos recién nacidos  para hacer un experimento, mandó encerrar a los niños en un palacio con algunos sirvientes para aislarlos del mundo y así poder ver cual sería la lengua que hablarían al no tener contacto con la gente, además por supuesto de amenazar bajo pena de muerte a los encargados de los chiquillos si se les ocurría pronunciar sonidos, sin embargo les daba maderas, metales, piedras, telas y comida de tal modo que los pequeños construirían herramientas y cosas para subsistir. Al cabo de varios años los infantes pronunciaban la  frase becos que quiere decir pan en el idioma frigio lengua muerta de Turquía central, de ahí se dedujo que el frigio fue el primero del mundo en hablarse.

Aunque todo esto sugiere  una mera hipótesis casi una fantasía, lo importante fue que  los pequeños  con su inventiva hicieron instrumentos musicales, tales como flautas,  cuerdas, etc.hechas por medio de fuego y maderas,  cuyas ondas sonoras se cree fueron los detonantes hacia voces gramaticales de uso habitual entre ellos. Al parecer cerebro, habla y música se encuentran ligados entre si, muchos científicos consideran que la música es innata. El Dr. Mark Tramo, músico, compositor, neurólogo y director de “The Institute for Music & Brain Science Harvard Medical School, expresa que a través de la música es posible desarrollar más rápido  el lenguaje de un bebé incluso si se aplica desde el vientre materno,  también involucra la emoción tanto en lo que se percibe como en lo que se ejecuta o canta.

Cuando un acorde que resuelve una sinfonía, nos produce un delicioso escalofrío, se activan en el cerebro los mismos centros de placer en ambos hemisferios que actúan en el amor, al comer chocolate, o tomar ciertas drogas. Si nuestra comunicación fuera la música nos entenderíamos mejor debido al carácter universal de la misma. Creo que este es  un punto neurálgico entre la comunicación y el arte. Fernando José Martínez Alderete


Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

logo Radio Passion