2 de febrero de 2022

5 min de lectura

Por: Phine, de la mano es mejor en Radio Passion Us.

Pensar que lo son, es la razón por lo que las mamás sienten “burn out”

Una amiga y yo nos encontramos en Target casi siempre que vamos. No lo planeamos de antemano; debemos estar en el mismo ciclo de uso de toallas de papel o algo así. En realidad, creo que hubo un tramo en el que la vi en Target cinco veces seguidas.

Lo hemos convertido en una especie de broma. “Sí”, digo sarcásticamente, “Necesitábamos toallas de papel, así que ya sabes, tuve que venir a Target… para pasar dos horas a solas”.

Ella se ríe y responde: “Oh, sí, nos quedamos sin… um… clips. Así que aquí estoy, comprando sin los niños. El cielo”.

No me malinterpreten. Adoro mis viajes a Target (y basándome en lo lleno que está mi carrito cuando me voy, estoy bastante segura de que Target también adora mis viajes allí).

Pero mi pequeña broma con mi amiga es en realidad un gran problema. Porque, ¿por qué la ausencia de toallas de papel es lo que me impulsa a tomar un descanso? ¿Y por qué comprar toallas de papel se considera un descanso para las madres?

También se me ocurre que hace poco hice una broma relacionada mientras estaba sentada en la silla del dentista. “¿Te va bien?”, me preguntó la higienista.

“Oh, estoy genial, esto parece unas vacaciones”, respondí.

¿Es más fácil hacer recados o limpiar el baño o ir al dentista sin un niño a cuestas? Por supuesto. ¿Constituyen esas actividades descansos o cuidados personales?

-Absolutamente no-

Está circulando un post viral que aborda este mismo punto. La autora, Shelby Hyatt, escribe:

“Limpiar la casa sin niños no es un descanso. Ducharse no es un descanso. Hacer la compra sola no es un descanso. Son tareas de higiene básica, pero se supone que las madres están agradecidas por hacer estas cosas que, literalmente, todo el mundo hace sin más. Y en algún momento, simplemente nos rompemos…”

No es la única que se rompe.

La Encuesta sobre el Estado de la Maternidad 2021 de Motherly descubrió que el 93% de las madres experimentan agotamiento.

Un factor importante que contribuye al agotamiento de las madres es que el patriarcado ha hecho que las madres nos sintamos culpables de atender nuestras propias necesidades y nuestro propio autocuidado, hasta el punto de no atenderlas. Nos ponemos siempre en último lugar en nuestra lista de prioridades, y nuestra salud física y emocional se resiente por ello.

Pero las madres están desesperadas por cuidarse a sí mismas, así que buscamos formas de conseguir “tiempo a solas” que no nos hagan sentir culpables. Nos conformamos con hacer la limpieza o la compra sin niños porque, al menos, es un poco más fácil que estar en modo mamá a tope, y podemos sentirnos justificadas porque estamos haciendo algo para ayudar a la familia en el proceso.

El quehacer y las duchas no son autocuidado. Nos quebramos porque se espera que actuemos como si lo fueran.

Suponer que una madre se sentirá reanimada después de limpiar el baño o rejuvenecida después de hacer cola en la charcutería es injusto y degradante. Sugiere que la mujer sólo existe para servir a los demás y que las tareas y los quehaceres que realiza para los demás, sin parar, todo el tiempo, deberían llenarla de alegría.

Pero, ¿por qué no podemos sentirnos justificadas al cuidar legítimamente de nosotras mismas? ¿Por qué pasar una tarde en la cama o ir a una larga caminata o tomar una clase de yoga nos hace sentir tan culpables? Una sana mezcla de sexismo y misoginia, y ya es hora de cambiarla.

Tenemos que hacer dos cosas: Reconocer cuando nos sentimos culpables y pedir a nuestras familias y a nuestra sociedad que apoyen el verdadero autocuidado.

La próxima vez que tu sentimiento de culpa como madre haga estragos, detente y presta atención. ¿Qué desencadenó el sentimiento de culpa? Tal vez haya sido el hecho de haber contestado a su hijo (ya lo he hecho). En ese caso, el sentimiento de culpa puede ser útil, ya que puede enseñarnos que la próxima vez esperamos responder a una situación de forma diferente, lo cual es totalmente justo.

Pero apuesto a que, la mayoría de las veces, la culpa asoma la cabeza cuando estás haciendo algo por ti mismo. Cuando eso ocurra, siéntate con ella, por muy incómoda que sea. A menudo, el mero hecho de estar con nuestros sentimientos incómodos durante un rato puede desarmarlos, y sin duda puede ayudarnos a aprender. (No olvides que un terapeuta también puede ayudarte a resolver lo que surja).

Una vez que seamos conscientes de los causantes de la culpa, tenemos que empezar a abordarlos buscando un verdadero autocuidado. Ahora, esto va a ser diferente para todos. Y seré la primera en decir que no tengo planes de abandonar mis carreras por Target. Me hacen feliz. Pero el autocuidado no debería detenerse ahí; tal vez sea una carrera por Target seguida de una carrera de verdad. O un café con un amigo. O una cita con un terapeuta. O lo que sea que realmente necesites para llenar tu copa.

La cuestión es que te mereces hacer cosas para ti, sólo para ti, sin que nadie te haga sentir culpable por ello.

Porque la realidad es que esta mentalidad no ayuda a nadie. Hemos demostrado que no nos ayuda a nosotros; necesitamos un mejor autocuidado para poder experimentar menos agotamiento. Y está perjudicando a nuestras familias, las mismas personas a las que nos esforzamos por proteger todo el tiempo.

El autocuidado es lo menos egoísta que puedes hacer, mamá. Así que hazlo bien y con intención.

Por Diana Spalding, CNM

Tomado y traducido de: https://www.mother.ly/state-of-motherhood/moms-are-burned-out/errands-are-not-self-care/

Somos #PHINE (Padres de Hijos con Necesidades Especiales) que vamos DE LA MANO acompañándonos, concientizando e intercediendo a favor de la #inclusión. Estamos convencidos que la #discapacidad es sólo una circunstancia de vida, y que se puede vivir plena y felizmente.

Nos pueden encontrar en:

Instagram: @phinemx

Facebook :

@PHINEPadresdeHijosconNecesidadesEspeciales

Twitter: @phinemexico

Tenemos un grupo exclusivo para padres de hijos con #discapacidad en Facebook que se llama Phine Grupo de Apoyo a Papás de Hijos con Discapacidad

Ingresa tus datos y te avisaremos cuando nuevo contenido sea publicado



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

×