Radio Passion US

Manuel Quesada.

Nací el 1 de enero de 1964 en San José, Costa Rica. Siendo el quinto hijo de una familia de 6 hermanos y con el pelo siempre revuelto cuando niño, me decían colochos en el barrio. De una familia muy religiosa, cuando éramos chiquillos solíamos ayudar a las obras sociales de la ahora beata Sor María Romero, quien por cierto, nunca me llamó por mi nombre, solo me decía “feliz año nuevo”.

Desde muy niño, me sentía muy atraído por la radio, con la que tuve contacto de primera mano por mi padre. Algunas veces por las tardes después de la escuela, lo acompañaba a su trabajo. Él fue un reconocido periodista y locutor en una importante estación radial nacional, y cuando yo iba, esperaba el momento para presionar los botones de reproducción de los comerciales durante el noticiero La Palabra de Costa Rica. Muchas veces lo ayudé preparando las cintas para los equipos de grabación y manejando los controles cuando grababa el programa “Atardecer Ranchero”.

Habiendo llegado a mi adolescencia a finales de los 70s, me tocó la que considero la mejor y más creativa época musical de la era moderna. Escuché a los Beatles desde mi infancia y la música disco en los 70s, y por supuesto, toda la música de los 80s, cargada de originalidad y calidad en casi todos los géneros, Pop, Rock, R&B, Soul, DIsco, música Progresiva, Heavy Metal y muchos otros géneros. En esos años desarrollé un gusto muy especial por el Jazz, tenía álbumes de Dave Brubeck, Pat Metheny y Spyro Gyra en mi colección. El Smooth Jazz floreció a finales de la década y lo adopté como mi género favorito. A lo largo de esos años, la música progresiva también estuvo muy presente. En mi colección musical hay música tan variada como la de Toto, Bee Gees, Judas Priest, Jean-Michelle Jarre, Pink Floyd, George Michael, Jean Luc-Ponty, Barbra Streisand, Rush, Bob James Los Presuntos Implicados, Tears for Fears Luis Miguel y muchos otros más.

Terminando la secundaria en 1980, inicié una aventura con la Ingeniería Forestal en el TEC (Tecnológico de Costa Rica) al año siguiente. Buscaba una carrera que me permitiera mantener el contacto con la naturaleza. En esos tiempos visité y acampé con algunos compañeros en sitios como el Volcán Poás, el Volcán Barva, Playa Naranjo en Santa Rosa de Guanacaste, y mi sitio favorito: Prusia, en las faldas del volcán Irazú, poco conocido y difícil de acceder. Siempre muy cargados con tiendas de campaña, sacos de dormir, y hasta las ollas para preparar la comida, salíamos de clases los viernes para regresar los domingos y estar listos para las clases del día siguiente. Bien protegida de la lluvia dentro de una bolsa plástica, un compañero llevaba siempre su radio-grabadora para escuchar música, porque no podía faltar.

Unos años más adelante, tuve mi primer contacto con un pequeño ordenador Macintosh de Apple. Esa pequeña “cajita”, muy diferente a las PCs que había utilizado hasta ese momento, cambió mi vida personal y profesional, llevándome al mundo de las Tecnologías de la Información. En ese campo desarrollé la carrera en la que llevo más de 35 años de grandes experiencias, logros, satisfacciones y mucho aprendizaje. He participado en proyectos innovadores en su época, como la digitalización del proceso de pre-prensa y producción del que fuera el periódico más grande e importante del país, La Nación, uno de los primeros del mundo en hacerlo con tecnología Mac, y la creación del primer prototipo de sitio web para ese mismo periódico en 1993. Eso fue apenas unas pocas semanas después de la interconexión de Costa Rica a la Internet, pero antes que los demás periódicos en el mundo.

Hoy vivo en Heredia, con mi familia y sigo involucrado con mis pasiones, la tecnología y la música en Radio Passion US.

Cargado con buenos recuerdos y buena música, Entre Amigos trae una oferta de entretenimiento con un contenido que incluye la mejor y más variada música, datos históricos y anecdóticos, un poco de conversación y algunos invitados especiales. Es un viaje por diferentes épocas y estilos musicales de esos años, ideal recordar momentos del pasado, disfrutar el presente y acompañar el inicio de la noche, esperando un futuro siempre mejor para todos.