¡No te dejes! Por Kristell Álvarez S. del programa: “A mi manera”

No te dejes, ¡Alza la voz!

Por Kristell Álvarez Solórzano

La mayoría de las veces que nos vemos envueltos en algún caso de injusticia en nuestra contra no hacemos algo porque nos da pena reclamar o andamos de prisa, es por eso que las cosas siguen como están en este país, porque nadie hace algo por arreglarlas.

Y es que pensamos que una pequeña acción a favor de la justicia no va a ser un gran cambio, y si bien es cierto que no vamos a cambiar los grandes problemas del país por reclamar que te cobraron de más en la tiendita de la esquina, es un comienzo, es un primer paso para mejorar las cosas.

Además como seguimos permitiendo que abusen de nosotros, lo siguen haciendo, y así seguirá hasta que  hagamos algo respecto, hasta que  alcemos la voz en pro de nuestros derechos, recuerda: el valiente vive, hasta que el cobarde quiere.

Por desgracia en nuestro país prevalece la ley: él que no transa no avanza, de esta manera la mayoría busca la forma de ver cómo sale beneficiado de cualquier situación, sin importarles a quien aplastan en el camino; y si tu no sigues este mandamiento, pues te pasas al bando de las víctimas de estos abusadores.

Con esto no quiero decir que, para que no pasen sobre tus derechos, debas volverte igual que ellos, para nada, dentro del orden, el respeto y la legalidad podemos evitar las injusticias, no permitiendo que abusen de nosotros, alzando la voz cuando somos víctima de algún abuso.

Las tiendas de autoservicio son de los principales abusadores, se valen de artimañas y “problemas de sistema” para no cumplir lo que prometen o lo que anuncian; por eso que cuando lleves un producto debes fijarte muy bien en el precio que está marcado en el estante, y por supuesto poner atención cuando te cobran, si no coincide con el que marca la máquina, reclama, dile al cajero que eso no es lo que está estipulado, no importa que tarden un poco en ir a verificar. Sé que da pena con los que están detrás de ti en la fila para pagar, pero vale la pena, porque si nadie dice algo, seguirán haciéndolo, te aseguro que en el fondo te lo agradecerán.

Otros grandes abusadores son los bancos, creo que son los peores, ellos se creen dueños y señores del dinero de sus usuarios, y manejan tus cuentas a su antojo. Y como la mayoría no revisa a detalle sus estados de cuenta les hacen cargos que no les corresponden y demás triquiñuelas que tú ni te enteras, y cuando vas a reclamar te dan largas y tienes que seguir procesos tediosos que tardan largo tiempo, no importa que haya sido su error, tú tienes que pagar las consecuencias.

Los taxistas también tienen sus cosas y se lucen a la hora de abusar del usuario, por más que tengan taxímetro, se las arreglan para cobrarte más. Muchas veces están arreglados y avanzan más rápido, de esta manera te cobran hasta un 20% más del precio justo; por eso cuando te subas a un taxi fíjate bien en el taxímetro, que empiece en el banderazo correcto, observa cómo va avanzando –Muchas veces ya tenemos medido el costo aproximado por distancia, porque la recorremos muy seguido-, si sientes que va muy rápido, anota el número de reclamación, el número de taxi y pídele que te baje en la próxima esquina, e inmediatamente busca un oficial de tránsito e infórmale lo ocurrido, y habla al número de reclamación. Aunque no lo creas si procede, son llevados a una revisión de taxímetro y si se encuentra algo raro, pueden hasta perder la placa.

Y no solo las grandes instituciones y prestadores de servicios son abusadores, este fenómeno también lo encontramos en nuestras relaciones personales, nunca falta el vecino o amigo que se aprovecha de tu buena voluntad, ese al que le prestas cosas o dinero que nunca te devuelve o que cree que tu tiempo está a su entera disposición. En este caso lo mejor es hablar directamente con él o ella y decirle que te molesta su actitud aprovechadora, cabe la posibilidad de que haga oídos sordos a tus reclamos, así que la próxima vez que te pida algo, dile que no, porque no es persona de fiar, y cuando sepas que un amigo le va a echar la mano, adviértele, digo no es de andar creándole mala fama, pero se la ha ganado a pulso, tú no estás levantando falsos, simplemente estas poniendo sobre aviso a tus amigos y conocidos para que no sean víctimas de sus abusos. Recuerda que si tú no pones un alto y alzas la voz, nadie lo va a ser por ti, tienes que defender tus derechos y hacer prevalecer la justicia.

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

logo Radio Passion